Conducir un vehículo extranjero en Bolivia

Bolivia tiene una cultura y naturaleza magníficas. Sin embargo, recorrer este país en un vehículo de placas extranjeras puede ser una pesadilla si no se toman las debidas precauciones. A continuación, les indicaré 3 puntos importantes a tomar en cuenta antes de viajar con su propio vehículo en Bolivia.

Tráfico agresivo

La ruta que hicimos en este país fue por toda la sierra y visitamos estas paradas imperdibles: Copacabana – La Paz – Oruro – Potosí – Uyuni – Reserva Eduardo Averoa – Frontera con Chile.

El Alto y el Hayna Potosí al fondo.

Al pasar el lago Titicaca, después de unas horas, llegamos a El Alto, una ciudad en el altiplano boliviano que rodea el valle en el que se encuentra La Paz. Al estar en hora pico, es entendible que nos encontráramos con lo peor que puede sacar una hora de tráfico en las personas. Sin embargo, después de unos días, al salir de La Paz y pasar de nuevo por El Alto, nos dimos cuenta que este comportamiento era muy normal. Así que, al manejar aquí, hay que tener mucho cuidado con cruces de vehículos sin direccionales, insultos y un desorden total.

En Quito, de igual manera, se maneja pésimo; sin embargo, en El Alto sucedieron 2 cosas que nos indicaron que allí están en otro nivel de mala educación al conducir.

1.- En la avenida principal que se utiliza para ir al sur del país (la cual se entiende que debería ser de alta velocidad), dos de cuatro carriles estaban totalmente ocupados por filas de busetas y buses parados, en busca de pasajeros. Como es de esperarse, los buses se cruzan sin avisar, desde la derecha, para salir cuando están llenos, y desde la izquierda, para poder entrar al “espacio de espera”. Básicamente es un bombardeo de ambos lados para los vehículos que solo intentan seguir la avenida.

2.-  En esta misma avenida principal, en un cruce con otra avenida importante de la ciudad, paramos en un semáforo en rojo. Hubo un instante en el que en la avenida del cruce no estaban circulando vehículos, y, a pesar de que el semáforo seguía en rojo, los conductores que se encontraban atrás de nosotros comenzaron a pitar insistentemente para que ignoráramos la señal y cruzáramos. Obviamente, a pesar del visible enojo de la gente, no lo hicimos. No se puede darle la razón al ignorante haciendo lo que pide.

Definitivamente, esto hizo que incluyera a El Alto, junto con Roma, entre las ciudades con la peor educación vial en las que he estado.

No se vende combustible a los vehículos extranjeros

En Bolivia se subsidia el combustible, pero solo a vehículos nacionales. Los vehículos extranjeros tienen que pagar el precio internacional. Como turistas visitando un país, es nuestra obligación respetar las leyes nacionales, es por eso que no teníamos ningún inconveniente en pagar el precio que nos correspondía.

El camino de Oruro a Potosí.

Sin embargo, existe una gran falencia en la aplicación de esta ley. Una gran parte de las gasolineras en Bolivia no tienen sistemas o maneras de saber cual es el precio internacional de los combustibles, y por ende, los operadores no saben qué precio cobrar a un vehículo extranjero. Es por esto que, para evitar sanciones por parte de las autoridades, a pesar de que alguien esté dispuesto a pagar lo legal, la gente prefiere no vender.

El Cerro Rico desde la lejanía.

Como muchas leyes en Latinoamérica, esta está muy alejada de la realidad, y en lugar de solucionar las cosas, termina empeorándolas. Primero, hace que tanto los operarios como extranjeros recurran a la corrupción y la normalicen. En efecto, al extranjero con un vehículo le toca sobornar al operario de la bomba para que le venda combustible.

El pueblo en medio de la nada.

Segundo, esta medida hace que la estadía del extranjero que maneja en este país sea una constante tortura. En nuestro viaje desde Oruro a Potosí estuvimos a punto de quedarnos sin combustible. Paramos en un pueblo en medio de la nada y nos tocó ir de casa en casa pidiendo a dueños de vehículos que nos vendan un poco de combustible. Al final, encontramos alguien que nos quiso vender y con una manguera chupamos combustible para pasarlo a nuestro vehículo.

Sacando la manguera para pasar gasolina de un vehículo a otro.

Por suerte, no realizamos este viaje en la noche. Quién sabe lo que hubiera pasado si nos hubiéramos quedado sin combustible en medio de las montañas, donde la temperatura puede alcanzar los -15 grados. A pesar de las hermosas experiencias que vivimos en este país, esta situación hizo que salir de Bolivia y llegar a Chile fuera un alivio.

Mis recomendaciones para estos casos son:

  • Cuando encuentren alguna gasolinera que esté dispuesta a vender, llenen totalmente el tanque, y si es posible, llenen galones externos en el caso de que no encuentren alguien más que les venda en el camino.
  • Planifiquen bien su ruta y hagan un estimado de cuánto combustible necesitarán para que lo compren todo en una gasolinera que acepte venderles.

Comprar aditivos para evitar el congelamiento del combustible

Los paisajes de la reserva Eduardo Averoa.

Algo que no esperábamos que nos ocurriera (se podría decir que fue un error de novatos) es que se nos apagara el vehículo de camino la reserva Eduardo Averoa; un lugar inhóspito, pero hermoso, donde montañas de 5000 metros se unen con el desierto de Atacama. Era una madrugada muy fría, y partimos desde Uyuni hacia esta reserva con el objetivo de visitarla y cruzar a Chile. Lastimosamente, a mitad del camino, se nos apagó el camión sin razón aparente; dejándonos sin calefacción (básicamente a la intemperie) a -14 grados centígrados.

De camino a Chile.

Después de que salió el sol, aproximadamente a las 9 de la mañana, investigamos lo sucedido con el vehículo. Al sacar el filtro de combustible, este se encontraba con gasolina congelada que impedía el paso de la misma. Ya cruzada la frontera, unos colegas viajeros nos explicaron que para cruzar el altiplano boliviano se tiene que poner un aditivo en el combustible para evitar su congelamiento.

Los maravillosos paisajes del desierto de Atacama.
Finalmente en Chile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s